El marketing emocional es una estrategia de comunicación muy estandarizada hoy día. Se basa en vender a través del reconocimiento emocional de los consumidores por medio de un vínculo afectivo.

Dicho de manera más sencilla es algo así como: el arte de vender a través de historias reales y representativas que buscan la identificación en las personas a través de las emociones.

Seguramente habrás oído hablar del neuromarketing y esto te genere confusión. El marketing emocional es una vertiente del neuromarketing.  Èlia Guardiola, define esta disciplina como el estudio del proceso y toma de decisiones de compra a través de la monitorización de la conducta de los consumidores.

Seguro que si te pidiera citar un anuncio de televisión estaría asociado con una historia emotiva. Pero no una historia cualquiera, sino una historia que ha tocado fuerte tu corazoncito. Una historia que no vende el producto en sí, sino que refleja las emociones que conduce la compra o contratación de un servicio.

Una historia nos hace revivir vivencias y emociones pasadas, recuerdos.

Storytelling como herramienta emocional

Hoy más que nunca las marcas saben cómo posicionarse ante la competencia. A través del storytelling, una acción del marketing emocional, percibimos el mensaje no solo en nuestra mente, sino en nuestro corazón. Los anuncios icónicos de navidad no pueden ser menos, ya que es época de experiencias inolvidables, en familia y amigos.

Estoy segura de que, con solo mencionar las siguientes marcas, tu cerebro hace clic y automáticamente asocia un anuncio-experiencia que le ha marcado fuerte, y no me refiero únicamente a los spots de navidad. 

Para mí las campañas de marketing emocional más memorables son aquellas que hacen saltar alguna que otra lagrimita. Te muestro mis favoritos:

Ejemplos de marketing emocional en Spots de Navidad

“Hazte extranjero” de Campofrío, 2013.

Campofrío consigue hacernos sentir orgullo por nuestro país. Nos hace ver que a pesar de las cosas que no funcionan bien en España, o por las que no destacamos frente a otros países, hay muchos otros aspectos que debemos valorar y, por los cuales, sentirnos orgullosos. Mis emociones al ver este vídeo son de aceptación a nuestra cultura mirando en positivo todas las cosas por las que debemos sentirnos reconocidos: nuestra forma de ser, esa calidez a la hora de expresarnos; el entusiasmo con el que hablamos – aunque muchos lo vean como hablar a gritos. Y qué decir de nuestra bondad, ese dar cuando no hay o escasea, y el esfuerzo por seguir luchando. Bueno, y qué hablar de nuestro estilo de vida, envidiable por el resto del mundo que junto con la canción que acompaña «A mi manera» resume muy bien el mensaje de este spot: «uno puede irse, pero no hacerse».

“Unidos por un Décimo” de Lotería de Navidad, 2019.

No me negarás que los anuncios de la Lotería de Navidad son enternecedores. Cada día me sorprenden más. Su mensaje, siempre, centralizado en la familia y los amigos, fundamentado con la humildad y el hecho de compartir a pesar de las circunstancias. Sin orgullo, con ilusión y perdón no dejan indiferente al espectador. ¡Contrapunto BBDO se supera cada año con creces!

“The Surprise”, de Apple, 2019.

Apple lo deja claro. La tecnología está cambiando la forma de relacionarse y entretenerse de los niños, aunque en este caso la ternura aflora en ellos. El regalo más bonito que su abuelo podría tener era hacer que su mujer estuviera cerca de ellos esa noche tan especial, y sus nietas lo consiguen, ¡vaya que lo consiguen! Sacando partido a los avances tecnológicos en diseño y edición regalan a su abuelo un montaje donde acercan a su abuela desde lo más lejos, un álbum de fotos digital con toda la familia, incluida ella. Es sin duda un bonito equilibrio entre avance y tradición. Apple, ¡chapeau! 

“Esta Navidad, el mejor regalo eres tú”, de Coca-Cola, 2020.

La historia más actual de todas, el anuncio de Coca-Cola de este año, que no pasa desapercibido. Un padre que se embarca en un largo viaje por entregar la carta a Papá Noel de su hija. Tras muchos obstáculos, el sentimiento de esfuerzo y superación destacan aquí. El orgullo por mantener la ilusión de su hija cuyo único deseo era traer de vuelta a su padre por Navidad. Un pequeño y enternecedor relato, perfecto para tiempos tan difíciles como los vividos estos meses que conecta con todos, hayamos o no, perdido a seres queridos.

“¿No conocemos a nuestra familia?” de Ikea, 2018.

Ikea saca su lado más reivindicativo en esta campaña de Navidad con respecto a la tecnología. Nos hace ver que el exceso de tiempo invertido en las redes sociales nos alejan, indiscutiblemente, de nuestros seres queridos. Conocer en detalle la vida de tus ídolos y, por el contrario, tener tales detalles tan borrosos sobre tu familia es una crítica emocional que cae como un cubo de agua fría sobre todos nosotros. Despierta y conoce a los tuyos, que luego no estarán.

“The show must go on”, Amazon, 2020.

Sin palabras, y no me refiero a cómo me ha dejado el anuncio de Amazon de estas navidades. Es admirable el mensaje tan bonito que nos transmite esta campaña sin el uso de las palabras. Una historia que cada uno la adapta a sus circunstancias tras las consecuencias de estos últimos meses. Es importante destacar la ausencia de referencias a la pandemia o crisis sanitaria – el mensaje se interpreta por si solo en un contexto muy acertado. Las emociones de incertidumbre y desánimo inicialmente vividas por la protagonista se ven reforzadas por la colaboración de los vecinos convirtiendo esos sentimientos en positividad y fuerza ante la tempestad.

Vale ya de tristeza, aquí va una historia muy divertida que da igual las veces que la vea me hace siempre sonreír:

“Mudanza”, de Pizza Casa Tarradellas, 2018.

Ya hemos visto casos que nos ponen los pelos de punta y nos hacen saltar alguna lagrimilla – al menos a mí. Este ejemplo es una historia cotidiana, llena de humor que representa roles familiares muy típicos, y un cambio en sus vidas: ¡se mudan! La identificación con los personajes y la afloración de recuerdos hacen que nos sumemos a su mensaje: como en casa en ningún sitio.

Las marchas se humanizan

Buenos, ¿verdad? Historias que nos hacen despertar nostalgia, orgullo, felicidad, tristeza, reconocimiento personal, bondad es lo que produce el marketing emocional: pone a ebullición emociones básicas que nos ponen la piel de gallina.

Como no puede ser de otra forma, varios de los anuncios vistos hacen referencia a la era del Internet, al acceso ilimitado de información mostrando así, algunas de sus consecuencias: la lejanía con la familia.

amamos las historias

Que las marcas cuenten historias como estas consigue elevar el reconocimiento de marca. Las marcas se humanizan y consiguen que miremos más allá del anuncio, encontrando así un vínculo emocional.  Está claro que las necesidades han cambiado y, por tanto, la manera de comunicar y por tanto nuestra forma de consumo. Hoy ya no compramos cosas materiales, sino experiencias y momentos que nos hagan sentir emociones nuevas y únicas.

El hecho de generar experiencias más interesantes y nuevas emociones son los nuevos desafíos de las empresas. Movilizar y agitar los sentimientos y valores de las personas no es moco de pavo, para ello tienen que hacer un buen estudio de su buyer persona, de sus consumidores potenciales. 

En busca de experiencias

En la mayoría de las ocasiones, nuestras decisiones de compra se ven afectadas por impulsos, llegando a veces a pensar que compramos sin sentido. Si a esto sumamos que el ocio es una de las categorías de producto que más compramos, seguido de viajes, la idea está clara: buscamos emociones y momentos compartidos.

Los estudios demuestran que el marketing emocional es muy efectivo, siempre que se trabaja bien, claro. Cubrir las expectativas del consumidor con historias que reflejen los beneficios de esos productos y, que, además, lleguen a tocar su corazón es todo un reto. Ya hablé de la importancia del buyer persona, y aquí cobra total protagonismo. Necesitas saber cómo piensa, qué siente y qué sensaciones puede generar para poder evocar sus sueños y valores.

El marketing emocional conecta con las expectativas y deseos del consumidor.

¿Qué ventajas tiene el marketing emocional?

  • Refuerza la conexión con tu audiencia a través de un vínculo emocional.
  • Humaniza la marca transmitiendo valores.
  • Alcanza un grado de identificación.
  • Consigue que tu mensaje sea memorable e icónico.
  • Incrementa la viralización y engagement en redes sociales.
  • Aumenta la satisfacción del cliente y le lleva a hablar de ti y recomendarte.

Ya sabes, hoy día todo se hace por y para el cliente, y no solo por la decisión que tiene para comprar o ignorar tu producto o servicio, sino por el papel que juega a la hora de valorar, comentar, compartir y recomendar tu marca. Por ello, a pesar de que la acción final sea vender, el marketing emocional lo consigue a través del resurgimiento de emociones que llevan al consumidor a sentirse identificado con ellas y acabando enamorado de tu mensaje.

¿Qué ejemplos de campañas de marketing emocional han hecho clic en tu corazoncito ♡? Te leo en los comentarios☟

Sonia - Autor del blog

Por Sonia Correas

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on google
Google+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *